¿Cómo ahorrar energía integrando domótica en los edificios?

La domótica controla y automatiza la gestión inteligente del edificio. Aporta confort, comunicación y seguridad, a demás de gestionar eficientemente el uso de la energía, favoreciendo el ahorro de electricidad, combustibles y agua.

Mediante la incorporación de un sistema domótico en el edificio, podrá gestionar inteligentemente la iluminación, climatización, ventilación, agua caliente sanitaria, el riego, los electrodomésticos, etc., aprovechando mejor los recursos naturales, utilizando las tarifas horarias de menor coste, y de esta manera reducir su factura energética mientras gana en confort y seguridad.

¿Por qué el uso de KNX como sistema domótico?

El cambio climático y el agotamiento de los recursos implican la eficiencia energética como un asunto social clave. Dado que representan el 40% del consumo total de energía, los edificios constituyen un potencial considerable de ahorro de energía. KNX reúne los requisitos de la Clase alta del Rendimiento Energético para la automatización de edificios según EN 15232. Esto significa que KNX es idóneo para satisfacer las necesidades de ajuste de consumo energético para edificios. KNX permite hasta un 50% de ahorro energético según documentan nuevas investigaciones.

Comparativa de una instalación con KNX y una convencional

La aportación que un sistema domótico como KNX puede realizar al ahorro energético mediante la detección de presencia, el control horario, el control del clima, detección de alarmas técnicas o la regulación automática de la iluminación, no solamente será algo palpable en la factura energética del edificio, sino que además, si se tiene en cuenta desde el momento en que se redacte el proyecto, nos ayudará a mejorar la calificación energética del edificio, con las ventajas adicionales que eso puede reportar a su propietario.