Una de las principales razones de la tecnología es facilitarnos la vida, y entre el sector que más ayuda necesita están sin duda las personas de la tercera edad y los discapacitados. Por ello, adaptar un hogar o una residencia a todas estas necesidades es ganar en calidad de vida. Las tareas cotidianas con la ayuda de la domótica, para estas personas, dejan de ser un quebradero de cabeza, y lo que es más importante, pueden tener una vida más independiente.

Según el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (CSIC), “El colectivo de discapacitados y personas de la tercera edad puede cifrarse en 80 millones en la Unión Europea y es de esperar que aumente en los próximos años. En la actualidad, el número de personas mayores de 60 años en la UE es del 20% y se espera que en el 2020 este porcentaje sea del 27%, aumentando también el número de personas ancianas, con el 8,9% por encima de 75 años y, el 2,4%, por encima de los 85”.

Los problemas degenerativos de las personas de la tercera edad pueden contrarrestarse con la ayuda de un hogar/residencia inteligente; adaptándose de manera individual a cada caso, y sin dejar nunca de lado el diseño, ahorro energético, confort y seguridad.

Las necesidades de estos colectivos básicamente están centrados (siempre hay excepciones) en sistemas de control del espacio/entorno, con el objetivo de poder controlar todos los elementos que hayan en él. Estos sistemas se pueden encender/apagar mediante voz, mando a distancia, realizando llamadas vía móvil o tablets. Para casos de movilidad o dependencia más severa existen otros aparatos más específicos y diseñados según las necesidades.

En los tipos de adaptación del entorno existen básicamente dos:

  1. La de tipo constructiva

Afecta principalmente a la distribución de los espacios y los elementos de obra, como pueden ser: paredes, rampas, desniveles, y “facilities” en general.

Con referencia a los habitáculos del hogar, los espacios se modifican y optimizan, ampliándolos o reduciéndolos según necesidad, adaptando suelos, terrazas, patios, etc. Así como, en la cocina se pueden regular alturas, fondos de armario… En el baño por su parte, se suelen eliminar suelos resbaladizos y colocar barras de seguridad.

  1. Tecnológica

Son las mejoras y la aplicación de sistemas inteligentes en distintas instalaciones, desarrollando sus funciones mediante la automatización, y facilitando su uso.

En la mejora de las instalaciones generalmente se busca, además de facilitar su simplicidad en su uso, la seguridad en sistemas eléctricos, agua y gas. Sustituyendo, sobre todo, éste último para evitar incendios o intoxicación por humos.

Los automatismos con las renovaciones en instalaciones también garantizan mayor control en el consumo energético, además de sistematizarlos y poder manejarlos a distancia, como por ejemplo: cerrar/abrir una puerta, bajar/subir persianas, encender/apagar luces, etc.

Con la domótica todos podemos ser más independientes, y lo que es mejor podemos llevar una vida más confortable y segura. Porque la domótica no sólo ha pensado en aquellos que pueden valerse por sí mismos, sino que ha puesto su máxima atención en aquellas personas que más nos necesitan.

 

niños, tercera edad y domotica