Ahorro energético, confort, seguridad, comunicaciones, accesibilidad…

Estos conceptos definen la Domótica. Son los principales pilares en los que se basa la domótica.

El ahorro energético aporta el sentido desde el punto de vista de optimización de los recursos. El principal objeto es el de hacer un uso correcto de los elementos que componen una instalación y sacar el máximo rendimiento, es decir, un menor consumo.

Como confort se entiende que la domótica ofrece a su usuario una comodidad extra de uso sobre su instalación. El usuario tiene que sentirse a gusto en su vivienda, y para ello,  la domótica tiene que estar orientada a su confort.

La seguridad es un aspecto importante a tener en cuenta, tanto alarmas técnicas que notifican de fugas: agua, gas, humo; como sistemas de detección y simulación de presencia permiten al cliente sentirse seguro en su vivienda.

la Domótica

Comunicaciones: el usuario debe poder controlar su instalación desde cualquier punto. La domótica permite que se tenga acceso a la vivienda o edificio tanto desde el interior como desde el exterior (internet) mediante su iPad / iPhone / Tablet y en el momento que precise.

Accesibilidad, gracias a los sistemas de control de accesos podemos definir permisos de entrada / salida a determinadas estancias o  departamentos. Actualmente en la domótica existen varios tipos de accesos: biométrico, por código o por trasponder.